Willy Chirino: “Mi padre no quiso que fuera adoctrinado”

El famoso cantante cubano confiesa muchas emociones personales en una entrevista que le hiciera el presentador Alexis Valdés en su canal de YouTube y que hoy tendrá su segunda parte

El presentador Alexis Valdés entrevistó en dos partes, al famoso cantautor cubano Willy Chirino en su canal de YouTube “Alexis Valdés Real”.

En la misma, el cantante pinareño cuenta con mucha intimidad, temas personales y otros de su carrera personal. Este viernes, Alexis presentará la segunda parte de la entrevista que se extendió por más de 50 minutos.

Primeramente el cantante habla del confinamiento por el coronavirus y dice que está “bien de salud, bien la familia y disfrutando hasta cierto punto de la pandemia. Yo por lo menos soy casero”.

Luego Valdés le pregunta si del Willy actual queda algo de aquel niño de Pinar del Río, en la década del 50 y el salsero le responde que “el niño que nació en Consolación era un poco tímido, pero la música me sacó de eso”.

“Aunque yo no vengo de una familia musical, pero en mi pueblo nosotros vivíamos a cuatro casas de la panadería y ahí casi a diario se formaban unas descargas. Todos los rumberos del pueblo se congregaban ahí”, dijo Chirino.

Sobre cómo fue su llegada a EEUU, Chirino relató que llegó como “Peter Pan”, en el año 1961, cuando él tenía 14 años.

“Fue duro, pero tal vez una de las experiencias menos dolorosas”, dice, mientras pone de ejemplo a su esposa, que también pasó por esa realidad e incluso fue separada de su hermana en un orfelinato.

Chirino confiesa que sus padres pensaron en que eran capaces de cualquier cosa, con tal de que sus hijos “no fueran adoctrinados”. Y a través de una conexión con la Iglesia Católica, el cantante pinareño explicó que salió de Cuba, dentro de los 14 mil que lo hicieron durante la conocida como “Operación Peter Pan”.

Sobre su himno “Ya viene llegando”, Willy Chirino dijo que cuando la compuso no lo hizo con la intención de que se convirtiera para los cubanos en lo que es hoy, ni que emocionara tanto.

“Escribí esa canción a modo de desahogo—le habla a Valdés— de terapia. A modo de sanación. Quería contar de mi realidad, de un momento doloroso de mi vida. Y al final le puse este mensaje de fe y esperanza para el pueblo cubano, porque esto fue a raíz de la caída del muro de Berlín, que era como un efecto dominó”.

“Jamás pensé que esa canción sería un éxito, no lo hice con esa intención, con esa canción jamás se me ocurrió eso. Fue escalando en el corazón del cubano en la Isla, del de afuera. El compromiso de un artista es tocar las emociones, si tú haces reír y al mismo tiempo conmover a otra persona, lo haces pensar, entonces tú estás logrando el verdadero propósito de un artista”, concluyó emocionado Chirino.

No obstante Alexis Valdés lo quiso sacar del momento emotivo y le dijo que seguro no le daban gracia los chistes de pinareño, y el músico cubano le contestó a carcajadas que no “tenía complejo de eso”.