Madre cubana en huelga de hambre: “Hasta que no liberen a mi hijo no pienso parar”

Bárbara Farrat Guillén, la madre del adolescente Jonathan Torres Farrat, preso por manifestarse en La Habana el 11 de julio, continúa con su huelga de hambre y sed.
Bárbara Farrat Guillén y Jonathan Torres Farrat
 

Reproduce este artículo

Bárbara Farrat Guillén, la madre del adolescente Jonathan Torres Farrat, preso por manifestarse en La Habana el 11 de julio, continúa con su huelga de hambre y sed por la excarcelación de su hijo y afirmó que la llevará hasta “las últimas consecuencias”.

En declaraciones a ADN Cuba, Farrat Guillén contó que se siente decaída y que le cuesta coordinar las palabras precisamente por los signos de debilidad que muestra ya su cuerpo luego de un día de huelga; pero “esto no es cuestión de pensar sino de corazón y sigo firme en mi objetivo que es sacar a mi hijo que esta injustamente preso”.

Farrat Guillén padece desde hace 12 años el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH). Desde el 13 de agosto, fecha de la detención de Torres Farrat, ha dejado de tomar sus retrovirales.

“Nunca quise usar las redes sociales ni para hablar de mi enfermedad. Poco a poco me he ido deteriorando, porque no estoy tomando mis retrovirales y puede ser peligroso al punto de que puedo tener una recaída y no salir de ahí. Con la huelga pienso llegar hasta las últimas consecuencias”.

Con anterioridad ya desarrolló dos ayunos de 14 horas. Estas acciones cívicas han incrementado sobre ella el acoso de las fuerzas de la Seguridad del Estado. El hostigamiento le ha provocado una crisis nerviosa que desencadenó en otra de asma.

“El gobierno cubano no responde, simplemente trató de amenazarme al punto de que me dio una crisis nerviosa y de asma que aún tengo desde el viernes. Tengo que ir al médico a darme aerosol cada ocho horas; gracias al acoso tan grande del gobierno cubano”.

Muestras de apoyo a Bárbara Farrat Guillén

Varias han sido las muestras de solidaridad de la sociedad civil cubana con Farrat Guillén. El activista y actor Daniel Triana instó a sus amigos en Facebook a visitar a Bárbara.

“Todo el que quiera visitarla para mostrarle su solidaridad puede ir a su casa. Le puedo pasar su dirección al privado. Repito, una madre cubana está ahora mismo en HUELGA DE HAMBRE”.

El grupo colaborativo Justicia 11J compartió en redes sociales información relacionada con una jornada de ayunos, desde el 12 hasta el 17 de diciembre, convocada por la comunidad de activistas cubanos residentes en Canadá.

“Esta iniciativa será monitoreada por #Justicia11J.  Los videos y publicaciones que se generen en respaldo serán archivados en los comentarios de este post y se harán llegar a Bárbara Farrat, como gesto de apoyo directo a su iniciativa”, refiere el post.

Justicia 11J difundió, además, los nombres de las personas que realizarán los ayunos.

Bárbara Farrat es la madre del menor Jonathan Torres, preso político del 11J. Su huelga constituye su modo particular de reclamar la libertad de su hijo, injustamente detenido y a quien le han negado en 8 ocasiones el cambio de medida cautelar. Con anterioridad, Bárbara ha convocado y realizado dos ayunos de 24h.

Torres Farrat se encuentra preso desde el 13 de agosto. Ese día fue detenido por oficiales de la policía con el argumento de que aparecía en un video lanzando una piedra a agentes del orden. Le han negado en ocho ocasiones un cambio de medida cautelar.

Jonathan padece de hipertensión arterial por hipertrofia del ventrículo izquierdo y durante su presidio ha sufrido de otitis. Aún sin petición fiscal, le han negado en seis ocasiones un cambio de medida cautelar desde su detención, precisó a este medio la activista Salomé García.

El régimen tampoco permitió inscribir con su apellido al hijo de Jonathan. “Su bebé nació el 27 de octubre, pero no pudo ponerle su apellido porque no lo aceptaron las autoridades”, declaró Farrat en comunicación con este medio. También reveló que Torres padece una crisis de asma en la cárcel.

Unos 14 menores de edad continúan detenidos a raíz de la oleada represiva desplegada por el régimen tras las protestas del 11 de julio, entre ellos Torres Farrat.