Anamely Ramos entra en huelga de hambre

La historiadora de arte, una de los activistas cubanos atrincherados en la sede del MSI para exigir la liberación de Denis Solís, anunció que entrará en huelga de hambre. Retó a los voceros oficialistas para ver qué mentiras son capaces de inventar ahora sobre ella

La historiadora de arte Anamely Ramos, una de los activistas cubanos atrincherados en la sede del Movimiento San Isidro (MSI), en la Habana Vieja, para exigir la liberación del rapero aficionado contestatario Denis Solís, encarcelado tras un juicio sumario bajo cargos fabricados y sin garantías legales, anunció este miércoles 25 de noviembre que entrará en huelga de hambre.

En ese estado permanecen desde hace días cinco de sus cerca de 15 compañeros atrincherados, algunos de los cuales debieron abandonarlo por problemas de salud o peticiones familiares. “Voy a entrar en huelga de hambre hoy”, anunció Ramos en una directa en su perfil de Facebook, donde desmintió los argumentos que los medios de propaganda del régimen están esgrimiendo contra el MSI y su protesta.

“Fui profesora 12 años en la Universidad de las Artes. Voy a ver qué van a decir ahora que inicie mi huelga. ¿Cómo van a decir que una loca o caprichosa fue profesora 12 años?”, retó la activista a los voceros oficialistas, quienes intentan desacreditar a los huelguistas y manifestantes con calificativos como “locos”, “caprichosos” o “mercenarios”.

Si bien la huelga de hambre no es compartida por todos los opositores y activistas pro derechos humanos como método de lucha, por los riesgos que supone para la salud de quien se somete a ella, Ramos explicó que vivir bajo el régimen cubano ha supuesto riesgos para la vida de muchos cubanos durante más de 60 años.

“¿No está en juego la vida de los que durante 60 años se han tenido que estar yendo del país? ¿No está en juego la vida de los que cruzaron el mar, no está todavía en juego la vida de los que viven fuera y están pendientes de los que viven dentro?”, cuestionó, al tiempo que subrayó que la realidad cubana ha estado signada por “familias rotas, personas expulsadas de sus trabajos y que han perdido sus carreras”, lo que determina que haya “muchas maneras de morir” en el país.

“¿Hasta cuándo vamos a arrastrar la muerte en nuestra sociedad? Tenemos que reinventarnos”, convocó. No es vida lo que tenemos, es sobrevida. Queremos vivir en un país que nos permita vivir plenamente. ¿Hasta cuándo seguiremos sin vivir a plenitud? No voy a esperar para decir que he vivido en vano, que he sobrevivido en este país”, agregó.

De acuerdo con Ramos, tanto ella como el líder del MSI, Luis Manuel Otero Alcántara, único que permanece en huelga de hambre y sed y cuyo estado de salud es crítico, podrían irse de Cuba si así lo desearan. Sin embargo, acotó, están “profundamente conectados con su realidad y el pueblo”.

Respecto al régimen y sus represores, dijo que “lo único que tienen para sostener su poder es la mentira y la difamación”. “Quiero a la Seguridad trabajando en cómo me van a desacreditar a mí ahora que inicio la huelga”, retó Ramos a sus enemigos ideológicos, quienes persisten en deslegitimar la protesta de los activistas con base en “argumentos trillados y agotados”, mentiras y descalificaciones.

“Nos tildan de intransigentes, caprichosos, locos. Ellos interceptaron la comida los primeros días e iniciamos la huelga. Sus acciones muestran el rostro de la crueldad, la mentira y la difamación, todo lo que han hecho con sus videos y textos mal hechos es intentar desacreditarnos, en vez de tratar de gestionar sus propias incapacidades e ilegalidades”, dijo en otro momento de su directa.

Desde su perspectiva, el oficialismo está subestimando la inteligencia de un pueblo completo y “eso tiene un límite”. Es incapaz de comprender que si Luis Manuel Otero muere por su huelga, “hay muchos que continuamos”.

“Que no nos subestime ni subestime lo que puede generar una muerte de Luis Manuel. Para ellos es tan sencillo como enmendar una ilegalidad que cometieron, lo cual pueden hacer con alguna de sus habituales arbitrariedades o subterfugios como una licencia extrapenal en favor de Denis Solís”, aseveró, a la vez que recalcó que los activistas han llegado a la situación actual por la forma en la que el régimen la ha manejado.

“Es una muestra de cómo se construyen las instituciones para fines propios en este país, para fines políticos, para impedir que las personas se puedan manifestar. Representa cómo los amigos o simples ciudadanos que quieren denunciar una arbitrariedad tampoco pueden hacerlo. El caso de Denis demuestra que estamos desamparados”, concluyó Ramos, que además destacó las muestras de apoyo que han recibido ella y sus compañeros en Cuba y el mundo.

Además de Luis Manuel Otero Alcántara, que arriba a su séptimo día de huelga de hambre y sed, y Ramos, que inicia la de hambre, los otros activistas del MSI que permanecen en ayuno como protesta son Maykel “Osorbo” Castillo, Esteban Rodríguez, Iliana Hernández y Katherine Bisquet.