Retiran licencia a bar EFE de Sandro Castro en La Habana

El semanario provincial Tribuna de La Habana informó que además de la retirada de la licencia se le impuso una multa. Aunque siendo de quién es, bien poco durará el castigo por incumplir los protocolos sanitarios
Castro en Bar EFE
 

Reproduce este artículo

El semanario provincial Tribuna de La Habana informó que el Bar EFE, perteneciente al nieto del dictador, Sandro Castro, se le retiró la licencia y se le impuso una multa, por incumplir los protocolos sanitarios impuestos por el castrismo en Cuba.

“A tres de los 11 bares- paladares existentes en la ciudad: Bar F, Pasillo, y Mío y Tuyo, se les impuso una multa y se les retiró la licencia hasta tanto La Habana no regrese a la normalidad,  por violar la prohibición de funcionamiento de los bares, de la cual estaban informados”, se lee en el reporte oficialista del Tribuna. Aunque siendo de quién es, bien poco durará el castigo por incumplir los mandatos de su propia familia en el poder.

El propio Sandro Castro, había adelantado en su Instagram, respecto al EFE Bar, que “en cuanto esto acabe en EFE Bar les reabrimos sus puertas a todos para que te llenes de momentos lindos, divertidos, buena energía y felicidad”. Pero, al parecer quisieron meter La Habana en Guanabacoa demasiado rápido.

Su página oficial en Facebook, ya anunciaba, desde la clausura impuesta y la multa que “cerraban sus puertas hasta la nueva normalidad” y que “esperemos que todo llegue rápido a la nueva normalidad”.

El Bar de Sandro Castro había anunciado su reapertura, con capacidades limitadas, y hasta la medianoche, a partir del 7 de noviembre, aunque no estaban permitidas esas funciones en la capital cubana. Desde las redes había anunciado que mantenían ese horario estricto pero que “los horarios deben cambiar pronto”. Cualquiera diría que tenían un contacto directo con la camarilla castrista que quita y pone restricciones en la isla.

El negocio del nieto del dictador se vende en redes como “un espacio cosmopolita y urbano muy actual. Donde los detalles modernos y tradicionales convergen en perfecta armonía, ofreciendo un entorno ameno, íntimo y muy peculiar. Con muy buena energía, música y una comida excelente”.

Por ese “espacio acogedor” de la familia Castro han pasado músicos como JG (también del clan militar de Juan Almeida) y el mismísimo Descemer Bueno, antes de declararse en contra de la dictadura, decía que en “ese bar había que ir porque se pasaba de maravilla”. Otro que también era asiduo y vive en Miami es el reguetonero El Chacal quien dice en un video que colgó el propio Sandro Castro que “si no vas al bar EFE no vas a ningún lugar”.