Régimen da su versión sobre protesta frente al Mincult

Cubadebate asegura que los artistas reunidos frente al Mincult se caracterizan por su “actitud provocadora” y “su relación con los medios pagados por agencias federales estadounidenses”.

El Ministerio de Cultura de Cuba respondió con su versión sobre la protesta, el desalojo y la golpiza contra manifestantes pacíficos en sus alrededores, a través de una nota difundida por medios oficialistas.

Con el título “No quieren diálogo y provocan hasta el límite”, Cubadebate reprodujo la nota oficial, en la cual el régimen asegura que los artistas reunidos frente al Mincult se caracterizan por su “actitud provocadora” y “su relación con los medios pagados por agencias federales estadounidenses”.

“En el momento en que se estaba fijando la reunión, se presentaron frente a la sede de la institución alrededor de una treintena de personas, a las que se les pidió varias veces retirarse, por el riesgo que entrañaba la epidemia de COVID-19 en aglomeraciones en espacios públicos”.

“En actitud francamente irresponsable, los que permanecían en la calle expresaron que no se irían. Ante esa circunstancia, los trabajadores del Ministerio de Cultura de Cuba decidieron reaccionar de inmediato. Se congregaron frente a los provocadores y los instaron a retirarse. Ante la negativa de estos, y la evidente intención de materializar un show mediático, los trabajadores del organismo los enfrentaron y desalojaron del lugar”.

“El Ministerio de Cultura ratifica su voluntad de diálogo con los creadores honestos sobre cualquier tema relacionado con la política cultural de la Revolución Cubana y reitera su negativa a aceptar provocaciones o a dialogar con mercenarios”, concluye el texto.

Sin embargo, las imágenes difundidas durante la mañana y la tarde de este 27 de enero muestran un panorama completamente distinto.

En la mañana, el viceministro Fernando Rojas conminó a los artistas a que desalojaran las inmediaciones del ministerio en tono acalorado, a lo que los artistas contestaron que se irían si las autoridades daban noticias de Tania Bruguera y Katherine Bisquet, apresadas ilegalmente en la mañana.

Poco después, una turba se abalanzó sobre ellos, los golpeó y ofendió, en un acto de abierta violación física y moral, en el cual participaron el ministro, Alpidio Alonso, y sus segundos, Rojas y Fernando León Jacomino, como si se trataran de brudos matones y los agredidos, de delincuentes.

Acto seguido, el grupo de manifestantes fue subido a ómnibus y sacados del lugar. El régimen cortó el internet en un vano intento porque no se difundiera la noticia y las imágenes del suceso.

Se desconoce a dónde los condujeron. Yunior García Aguilera, uno de los manifestantes que estuvo allí el 27 de noviembre, confirmó a ADN Cuba la detención mientras iba camino al lugar.

ADN Cuba supo que el régimen rápidamente convocó a sus fuerzas de seguridad y cercó las calles para evitar otra manifestación como la del 27 de noviembre, cuando se congregaron allí más de 400 personas.