Multan a escritor Rafael Vilches por solidarizarse con cuentapropista

El multipremiado escritor fue multado este viernes con 2 000 pesos por solidarizarse, junto con el activista tunero Adrián Góngora, con un cuentapropista al que tres inspectores multaban
Rafael Vilches
 

Reproduce este artículo

El multipremiado escritor cubano Rafel Vilches fue multado este viernes con 2 000 pesos por solidarizarse, junto con el activista tunero Adrián Góngora, con un cuentapropista al que tres inspectores multaban.

Según el testimonio de Vilches, salió a las dos de la tarde de su casa para buscar algo de comer y por el camino se encontró con Góngora. Éste le acompañaba entonces al mercado El Tunero, pero, antes de llegar, se encontraron a con la escena de los inspectores y un vendedor de dulces.

“Uno de los inspectores, al percatarse de la presencia de Adrián, llamó por teléfono a la PNR. Salimos de allí y Adrián comenzó a hacer una directa. En el Parque de las Flores un policía nos dio alcance y nos pidió el carné. Llegaron varios policías, unos informados y otros vestidos de civil, que le fueron arriba a Adrián con tremenda rabia para quitarle el teléfono”, expuso Vilches en su recuento de los hechos, compartido en Facebook por el periodista independiente Jorge Enrique Rodríguez.

“Lo tiraron al piso, lo golpearon, le retorcieron los brazos y, al ponerlo de pie, le pusieron una llave de estrangulación y lo esposaron. Luego, en el Jeep 871, esposados nos montaron. También iba un vendedor de plantas que protestó por el abuso de la policía con Adrián”, agregó el escritor.

Su narración da cuenta de las amenazas que sufrió por parte del mismo agente de la Seguridad del Estado que violentó a Góngora, así como de su negativa a firmar la multa que le fue impuesta.

“Fui amenazado de que si no la pago en tres días voy preso para el Típico o deportado para Holguín. Según ellos, cada vez que me sorprendan fuera de mi casa seré multado con 2000 pesos. Me confesaron que mi estancia allí no era casual, y me amenazaron con mis cuatro hijos”, detalló el escritor disidente.

En su opinión, lo que le sucedió es otra muestra clara e inequívoca de que Cuba es una dictadura, algo que no le podrán desmentir los que aún defienden al sistema político vigente, como tampoco podrán desmentir la historia del filme “Plantados” o lo que se cuenta en libros como “Palabras amordazadas”, de Amir Valle, y “Antes que anochezca”, de Reinaldo Arenas.

Un arresto violento

El activista tunero Adrián Góngora Santiesteban volvió a ser detenido en su provincia este viernes, mientras realizaba su labor de periodista ciudadano. Esta vez pudo grabar claramente el uso de la fuerza por parte de los agentes cubanos.

Góngora se encontraba junto a Vilches, quien también fue arrestado y luego multado. Ambos grababan el proceso durante el cual la policía local imponía multas a lugareños, cuando agentes de la Seguridad del Estado se abalanzaron sobre Góngora.

En las imágenes se ve claramente cómo uno de ellos le aplica una técnica de inmovilización y lo hace caer al piso. Varias personas estaban alrededor y permanecieron impasibles, mientras otros agentes, vestidos de civil como el primero, custodiaban el atropello.

No es la primera vez que Góngora cae en las manos de la policía política cubana por grabar situaciones callejeras que, al parecer, el régimen considera como dignas de ser mantenidas en la oscuridad.

El pasado 3 de marzo fue arrestado mientras grababa una cola en el municipio cabecera de Las Tunas. Dos días más tarde recibió una multa de 3000 pesos por realizar estas actividades.

Este tipo de conductas son habituales en Cuba. Los agentes de la policía y la Seguridad del Estado interceptan a los comunicadores independientes que tienen alguna relación con la prensa no oficialista e incluso a ciudadanos sin filiación política, para evitar que den cuenta de la escasez imperante en la isla.