Cubanos solicitan permiso para manifestarse en La Habana

Los firmantes del documento forman parte del grupo Archipiélago, una red de cubanos creada en Facebook a la que pertenecen miles de personas.
Protesta-11J
 

Reproduce este artículo

Un grupo de cubanos entregaron una carta en la sede del gobierno provincial de La Habana este 21 de septiembre en la que piden manifestarse por la liberación de todos los presos políticos y a favor de la democracia.

Los firmantes del documento pertenecen al grupo Archipiélago, una red de cubanos creada en Facebook a la que pertenecen miles de personas, entre ellos el dramaturgo Yunior García, protagonista de la protesta frente al Ministerio de Cultura el 27 de noviembre de 2020.

Los organizadores esperan reunir unas 5000 personas y solicitan al Gobierno que respete el derecho constitucional a la libre manifestación y protección “contra quienes impidan el desarrollo pacífico de la misma”, asegura el texto.

El itinerario previsto de la marcha comenzaría en Malecón y Prado, municipio Habana Vieja, hasta Prado y Monte. Los organizadores esperan concentrarse ante el Capitolio Nacional, sede de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

“Esperamos que las autoridades actúen con estricto apego al derecho y se respete la dignidad de cada cubano o cubana involucrados en la organización de esta iniciativa ciudadana”, asegura una publicación en el grupo Archipiélago.

Ese mismo post añade que, en el resto del país, otros cubanos presentarán documentos similares ante las autoridades competentes, con tal de organizar manifestaciones en toda la isla.

Archipiélago surgió tras las protestas de julio de 2021, que estallaron en decenas de localidades de todo el país debido a la indisposición de la ciudadanía con la situación económica y la falta de libertades.

Internet sirvió como vehículo del descontento social, por lo que el Gobierno cortó las comunicaciones a través de la red de redes desde el 11 de julio y la restableció paulatinamente tras menguar la revuelta.

Las protestas comenzaron en San Antonio de los Baños, un pueblo ubicado en la provincia Artemisa, y se extendieron a decenas de localidades del país. Según expertos, se trata del estallido social más grande en la historia del socialismo cubano.

Hasta el momento, el Gobierno reconoció la muerte de una persona, Diubis Laurencio Tejeda, de 36 años y residente en el municipio habanero Arroyo Naranjo, de quien no se dieron las causas del deceso en la nota oficial.

La ONG Cubalex, que da asesoría legal a perseguidos políticos y reprimidos por el régimen, suma en su listado más de 500 detenidos y desaparecidos luego de algunas liberaciones en el transcurso de agosto y septiembre.