Cubano se desnuda frente a tienda MLC en Santa Clara a modo de protesta

El manifestante, de identidad desconocida, portaba una mochila en la que guardó toda su ropa y, sin inmutarse, se dejó puesto el nasobuco con el único fin de evitar lo multasen por “propagación de epidemia”

Este sábado 6 de marzo, día mundial de los datos libres, un hombre de identidad desconocida decidió pasearse tranquilamente como vino al mundo, desnudo, frente a la larga cola de una tienda en la que se abona exclusivamente en Moneda Libremente Convertible (MLC) de la ciudad de Santa Clara, nombrada La Riviera y ubicada frente a la Terminal de Ómnibus interprovinciales de la capital villaclareña.

El desconocido portaba una mochila en la que guardó toda su ropa y, sin inmutarse, se dejó puesto el nasobuco con el único fin de evitar lo multasen por “propagación de epidemia”, un acápite legal de moda que usualmente es blandido en forma de decreto oficial por la policía para abortar actos de protesta pública y/o callejera, así como cualquier brote de disensión ciudadana.

Según cuentan personan allí presentes, al individuo demoraron en arrestarlo, pues escogió una hora en la que el tránsito por ese tramo de la carretera central es más intenso. Ejecutó su protesta pacífica frente a la mirada atónita de los presentes, alguno de los cuales alertó sin dudas a la autoridad.

Cuentan que un funcionario de la base de ómnibus cercana dijo en voz alta en su oficina: “allá afuera se está acabando caña con un encueruzo”, lo cual movilizó a viajeros y viandantes a decidirse a cruzar la acera, pues el micro de información estaba abierto y el mensaje resonó en la lista de espera.

Eventos de esta naturaleza se suscitan cada vez con más frecuencia en un país que no acaba de cumplir con lo que su mesa redonda ha prometido: que abrirían tiendas en moneda extranjera para mantener un suministro digno en las de pesos cubanos. Todo lo referente a las tiendas en MLC ha derivado en cansancio y desencanto del pueblo, que además ha visto cómo con el ordenamiento monetario emprendido por el régimen han subido los costos de productos y servicios esenciales.

Además de La Habana, Villa Clara ha sido una de las provincias en las que se han suscitado varios eventos de protesta ciudadana. El pasado sábado, en Caibarién, decenas de vecinos salieron en defensa de un cuentapropista que se plantó en medio de la calle porque, según alegó, fue injustamente multado con 2 000 pesos.

La escena fue filmada y compartida en redes sociales por el usuario identificado como Yeko Gutiérrez. Según explicó en el video, el hombre vende pastelitos, merenguitos y otros dulces por la calle, y fue multado de manera arbitraria con el equivalente a 80 dólares, al cambio oficial, por lo que decidió manifestarse y exigir la anulación de la sanción.

Aquí estoy, el nuevo enemigo creado, el cuentapropista. Me han convertido en enemigo por trabajar, se le escuchó decir al hombre multado a los policías que acudieron al lugar para frenar la protesta.

Sin embargo, hasta donde pudo verse en el video, el cuentapropista no cedió a las amenazas de los uniformados ni al anuncio de que acudirían tropas especiales para eliminar el alboroto creado. Permaneció encaramado encima del triciclo en el que ejerce su actividad de venta con la complicidad de un pueblo sensibilizado con su causa.

“No te bajes”, “Patria y vida”, “está bueno ya de abuso”, se escuchó gritar en varios momentos del video a muchos de los que presenciaban la escena.

Asimismo, ante la insistencia de la policía para que el manifestante bajase, la práctica totalidad de los presentes aplaudió y lo motivó a permanecer encima del carro y no bajar hasta que le quitaran la multa, lo que finalmente terminó ocurriendo.