EEUU: casi 80 000 cubanos cruzaron la frontera sur en los últimos seis meses

La ola migratoria, una de las más graves de los últimos 60 años, según los expertos, ha provocado que Washington y La Habana decidieran negociar tras una pausa de cuatro años.
Cubanos cruzan el río Bravo (Dallas Morning News)
 

Reproduce este artículo

Casi 80 000 cubanos llegaron a EE. UU. entre el 1 de octubre de 2021 y el 31 de marzo de 2022, según las estadísticas más recientes del Departamento de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP, siglas en inglés).

En ese periodo, que comprende el año fiscal 2022, 78 903 isleños cruzaron la frontera con México, en una de las oleadas migratorias más graves de los últimos 30 años, según la opinión de expertos consultados por BBC.

Estos datos duplican los de años fiscales anteriores, así como la cantidad de cubanos llegados a EE. UU. durante la crisis de los balseros en 1994. De mantenerse este ritmo, se espera que las cifras superen ampliamente los 125 000 que emigraron de la Isla en 1980 durante el éxodo del Mariel.

De los más de 78 000 migrantes, el CBP contó 32 000 durante el mes de marzo, lo que levantó las alarmas en Washington: los cubanos se convirtieron en la segunda nacionalidad atravesando la frontera sur, solo superados por los mexicanos (87 388).

 

La opinión de los expertos

 

Es una especie de Mariel silencioso. Los números y los testimonios que llegan de la cantidad de gente que se está lanzando a través de Nicaragua es preocupante”, explicó a BBC Jorge Duany, experto en temas migratorios de la Universidad Internacional de Florida.

A su juicio, la flexibilización decretada por el presidente de ese país, Daniel Ortega, en aparente componenda con La Habana, sería un mecanismo para presionar a Washington a que negocie las sanciones contra Cuba.

“Recurrentemente, el gobierno cubano ha amenazado con abrir las compuertas, permitir que la gente salga del país por razones políticas y económicas. Y eso ha llevado al gobierno de EE.UU. en otras ocasiones a sentarse a negociar”, presió Duany.

Por otra parte, la crisis económica en el país “es propicia para un estallido social”, declaró Duany, por lo que “esta última coyuntura migratoria es coherente con una práctica histórica de las autoridades cubanas, que es abrir la válvula para que los más descontentos emigren, como hicieron durante la crisis de Camarioca en el año 65, la del Mariel en el 80 y la del 94, la llamada crisis de los balseros”.

 

Se confirman las predicciones

 

A raíz de la crisis, representantes de la administración Biden y el gobierno de Miguel Díaz-Canel decidieron entablar negociaciones migratorias en Washington el próximo 21 de abril.

Serían las conversaciones formales de más alto entre los dos países desde que el presidente Joe Biden asumiera el cargo el año pasado, y en medio de un momento de tensiones bilaterales, que se mantienen desde la época de Donald Trump.

Las conversaciones sobre estos temas quedaron interrumpidas en julio de 2018, cuando delegaciones de ambos países se reunieron por última vez en Washington. Más delante, dejó de programarse la cita correspondiente a diciembre debido a los incidentes del llamado "síndrome de La Habana" y la política de sanciones de la administración Trump.

El viceministro de Relaciones Exteriores, Carlos Fernández de Cossío, encabezará la delegación cubana, dijeron dos fuentes a Reuters. La Casa Blanca quiere que el régimen comunista acepte más deportaciones de cubanos.

Desde octubre de 2021, el régimen cubano dejó de aceptar nuevas deportaciones provenientes de Estados Unidos, declaró a El Nuevo Herald un portavoz del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés).