Cuba entre los 10 países que más abusaron de los derechos humanos en 2020
El top de UN Watch está integrado, por orden de gravedad, de la siguiente forma: China, Irán, Camerún, Venezuela, Arabia Saudita, Zimbabwe, Cuba, Turquía, Corea del Norte y Rusia
Cuba entre los 10 países que más abusaron de los derechos humanos en 2020
 

Reproduce este artículo

Cuba destaca entre los diez países que más abusaron de los derechos humanos este 2020, según una lista que publicó este martes la organización UN Watch.

El top está integrado, por orden de gravedad, de la siguiente forma: China, Irán, Camerún, Venezuela, Arabia Saudita, Zimbabwe, Cuba, Turquía, Corea del Norte y Rusia.

El régimen de Xi Jinping lidera el informe, debido al encarcelamiento de activistas de derechos humanos, silenciar a personas que dieron la alarma sobre el nuevo coronavirus, como el Dr. Li Wenliang y la periodista Zhang Zhan,  así como la represión desatada en Hong Kong.

Venezuela ocupa el cuarto lugar, acusando a Nicolás Maduro de allanar y congelar activos de alimentos en beneficios de niños desfavorecidos.

"Asesinó a disidentes, obligó a huir al líder de la oposición, realizó elecciones falsas e hizo vista gorda ante la crisis humanitaria que causa 5 millones de refugiados", agrega UN Watch.

Sobre el régimen de La Habana, en el séptimo puesto, denunciaron que "niega todas las libertades humanas básicas, arrestaron al rapero Denis Solís por canciones que critican a la policía, cerraron las redes sociales para enterrar las noticias de la represión, promueven el tráfico de drogas y bloquean la comida y la ayuda médica".

Al final de la lista se encuentra Rusia, con Vladimir Putin a la cabeza, por haber envenenado presuntamente al líder de la oposición, Alexei Navalny, retener a 362 prisioneros políticos, torturar a detenidos, bombardear escuelas, hospitales y mercados en Siria, indicó el organismo.

Según expertos, la pandemia de COVID-19 ha complicado aun más la vida en países autoritarios, pues los órganos represivos se valen de ella para imponer restricciones.

Al respecto, Amnistía Internacional publicó un informe en julio alertando que la represión no era protección ante el coronavirus.

"Con el inicio del COVID-19, estos actos de represión no solo han continuado, sino que se han traducido también en nuevas formas de represión, con la excusa de ser medidas para detener la pandemia. Estas medidas afectan principalmente a las personas en las situaciones más vulnerables, como personas que viven en la pobreza, personas sin hogar y personas migrantes".